jueves, 3 de septiembre de 2015

Español para italianos: la dificultad entre dos lenguas afines



Las dificultades que se derivan del parecido entre la lengua española y la lengua italiana implican una didáctica específica del español para italófonos.
 
Los problemas que tiene que afrontar un estudiante italiano de español se refieren al léxico (falsos amigos), a la gramática (diferencias en los usos del subjuntivo y el condicional), construcciones diferentes con ciertas preposiciones, diferencias en los usos de los demostrativos y en la organización del discurso.

Problemas relacionados con el léxico: los falsos amigos
En italiano y en español existen numerosas palabras que son idénticas o casi idénticas, pero que expresan significados diferentes. Los falsos amigos más conocidos son:

  • Salire (italiano) = subir (español)
  • Salir (español) = uscire (italiano)
  • Subire (italiano) = sufrir (español)
  • Aceite (español) = olio (italiano)
  • Aceto (italiano) = vinagre (español
  • Burro (español) = asino (italiano)
  • Burro (italiano) = mantequilla (español)
  • Espalda (español) = schiena (italiano)
  • Spalla (italiano) = hombro (español)

Palabras iguales en español y en italiano
Hay palabras o expresiones casi idénticas, pero que se utilizan de distinta manera. Por ejemplo, la palabra carta en italiano significa papel, naipe, tarjeta de crédito; mientras que carta en español significa correspondencia, carta-naipe.

Para los italianos que estudian español el aprendizaje de los falsos amigos o de palabras muy similares constituye el primer momento de toma de conciencia de que se encuentran ante dos lenguas, que se parecen mucho menos de lo que pudiera pensarse en un principio.

Este tipo de palabras crean también problemas de interferencia aún en personas con alto conocimiento de las dos lenguas. Así, por ejemplo, no es raro entre los hispanohablantes que viven en Italia, escuchar que usan la carta de crédito, en lugar de la tarjeta de crédito.

Palabras o expresiones inexistentes en una de las dos lenguas
El alto grado de similitud entre el italiano y el español conduce con frecuencia a utilizar palabras que no existen en la lengua en la que se están expresando, es decir, usan calcos de la otra lengua. Por ejemplo: Está pioggendo; porque pioggia es lluvia en italiano, pero el verbo es piovere.

Expresiones con fare y con dar
Hay numerosas expresiones que en italiano se construyen con el verbo fare (hacer) + infinitivo en las que el español utiliza verbos como dar, poner, volver.

Por ejemplo:

  • Far venire fame = dar hambre
  • Far venire sonno = dar sueño
  • Far capire = dar a entender
  • Far impazzire = volver loco

Diferencias en el uso del prefijo re-
En algunos casos las dos lenguas presentan mecanismos iguales de formación de palabras, lo cual induce al estudiante a producir formas inexistentes en una de las dos lenguas. 

Por ejemplo, el prefijo ri- en italiano se corresponde con re- en español; pero la diferencia radica en que ri- es mucho más productivo que re- y en italiano se puede anteponer a cualquier verbo (fare/rifare, chiamare/richiamare, etc.), mientras que en español no es posible hacerlo ante cualquier verbo. 

En la mayoría de los casos, lo que en italiano se expresa con el prefijo ri-, en español se utiliza volver a o de nuevo: llamar/volver a llamar o llamar de nuevo; corregir/volver a corregir o corregir de nuevo.

Las dificultades también se presentan a la hora de utilizar las preposiciones, las perífrasis verbales, los verbos de cambio y los marcadores del discurso.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada