sábado, 21 de marzo de 2015

Los dialectos italianos: características y distribución en Italia



Los dialectos de Italia, como todas las lenguas y dialectos romances, derivan del latín vulgar; la lengua hablada en el vasto territorio del Imperio Romano.
 
La riqueza y variedad de los dialectos italianos es una consecuencia de la fragmentación de las lenguas romances; acentuada particularmente en Italia. Las diferencias étnicas de la península antes de la unificación de los romanos, contribuyeron a la exclusiva realidad lingüística italiana. Aspectos característicos ligados a la estratégica ubicación geográfica de Italia, accesible por mar o por tierra y a las frecuentes invasiones sufridas.

Cómo se pasó del latín a las lenguas romances
En el mundo romance o neolatino el latín vulgar se disgregó en múltiples dialectos que se pueden subdividir en grupos, en base a caracteres lingüísticos. Sucesivamente, en varios períodos, el desarrollo de los acontecimientos hizo que en varias zonas de Rumania, algunos dialectos se impusieran sobre otros, por motivos políticos y culturales, adquiriendo prestigio y transformándose en lenguas nacionales.
Así, en Italia, el dialecto florentino llegó a lengua italiana, en Francia el dialecto de Île de France (el franciano), se hizo lengua francesa y en España el dialecto castellano, se transformó en lengua española.

Clasificación de los dialectos italianos
La división de los dialectos de Italia es muy compleja y las clasificaciones han sido muy distintas entre sí. La más reciente corresponde a la Carta dei dialetti italiani, realizada por Giovambattista Pellegrini en 1977.
  • Septentrionales: Liguria, Piemonte, Véneto, Lombardía, Emilia-Romana.
  • Centro meridionales: Toscana, Lazio, Umbria, Marche, Abruzzo.
  • Meridionales: Molise, Campania, Basilicata, Puglia.
  • Meridionales extremos: Calabria, Sicilia.
Características fonéticas de los dialectos de Italia
Los dialectos septentrionales tienen características que los acercan a las lenguas romances occidentales (portugués, español, catalán, francés y provenzal); los meridionales son parte, junto al rumano, del mundo romance oriental.
Los dialectos septentrionales se caracterizan, desde el punto de vista fonético, por la sonorización de las consonantes sordas intervocálicas, ausencia de consonantes dobles y tendencia a la caída de las vocales átonas al final de la palabra. Estos tres fenómenos se pueden ejemplificar con una sola palabra: fradel, derivada, como el italiano fratello, del latín fratellum.
Si bien el dialecto florentino ha sido la base del italiano, mantiene características que no han sido absorbidas por la lengua nacional, como por ejemplo. la gorgia toscana, que consiste en la pronunciación aspirada de consonantes como la c; la palabra amico es pronunciada amiho.

Los dialectos centro meridionales conservan la distinción latina entre o y u final (omo, del latín homo y ferru del latín ferrum), en los dialectos meridionales todas las vocales finales no acentuadas, se debilitan y los meridionales extremos, en posición final, sólo admiten o, i, u.
Un fenómeno común a casi todos los dialectos meridionales es el pasaje de las consonantes nd a nn: quando se transforma en quanno.

Características morfológicas de los dialectos italianos
Los dialectos septentrionales han abandonado casi por completo el uso del passato remoto (pretérito indefinido = comí), los toscanos usan el passato prossimo (pretérito perfecto = he comido) y el passato remoto, con funciones morfosemánticas diferenciadas, los dialectos meridionales extremos adoptan casi como único tiempo del pasado, el passato remoto.

La influencia española en el dialecto siciliano
Los dos siglos de dominación española en Sicilia, hicieron que el dialecto siciliano sea el más influenciado por la lengua castellana. Términos que forman parte del léxico siciliano son: vientu (viento), chiavi (llave), cucchiara (cuchara), criàta (criada), dimmura (demora, retardo), palumma (paloma), percia (percha), simana (semana), vàia (¡vaya!).

En toda Italia se habla la lengua italiana, pero el italiano convive desde hace siglos con los dialectos, utilizados actualmente. El dialecto no es hablado sólo por las personas ancianas, se habla en la familia, con los amigos; especialmente en algunas zonas como el Véneto y Sicilia, en donde la vitalidad del dialecto es aún más acentuada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada